ex Escuela de Surf Coruña,Muros y Miño

logo de namarea

EL PUNTO DE MAXXX:

En un aula (estudiantes de 16 años), el profesor (el gobernante) propuso el día antes de un examen una medida que todo el alumnado reconoció como injusta, pero que la mayoría de ellos aceptaron: quitarle un punto a una de las estudiantes, y a cambio se le subiría un punto al resto de la clase.

Los niños son el reflejo del mundo. Aprenden lo que ven, por imitación. Con 16 años fueron capaces de hacer (la mayoría, no tod@s) algo que sabían injusto y que provocaría un gran daño a la perjudicada. Es muy posible que en el futuro, si se les presentase la oportunidad de ¨apropiarse indebidamente¨ de grandes cantidades de dinero, su criterio de actuación sería similar (¿Te imaginas poder conseguir, en un día, aunque sea de manera poco ética, más de lo que podrías conseguir en toda una vida de trabajo ¨honrado¨?).

Nos hemos vuelto demasiado egoístas, y aunque en las redes sociales se diga que el dinero no da la felicidad, que la vida de mucha gente se está volviendo vacía, etc., sigue siendo uno de los principales (si no el principal) motor de nuestras vidas (todos, si tenemos que elegir, dejamos que mueran personas antes que quedarnos sin nuestro dinero).

¿Qué se pretendía con esa propuesta tan injusta?

1.- EL CRITERIO DE LA MAYORÍA NO TIENE POR QUÉ SER UN CRITERIO CORRECTO.

2.- SE LES PIDIÓ, POR FAVOR, QUE DEJASEN DE CRITICAR (especialmente a los políticos) Y DE SER TAN GENEROSOS A LA HORA DE REPARTIR CULPAS. Si con 16 años (la edad de la mayoría de la gente de la clase) puedes quitarle un punto a una compañera que tienes delante, es muy probable que cuanto seas mayor, si tienes la posibilidad, aceptes un soborno o tomes decisiones que sabes injustas pero que te benefician. Si LA MAYORÍA de la gente no hace lo que critican de los políticos es porque no tienen la posibilidad de hacerlo.

El trabajo, como fuente de ingresos, es muy difícil que permita acumular ¨gran cantidad de dinero¨.

Tomando datos ( Datos ) de estadísticas (de esas que tanto nos gustan pero que no sabemos manejar, y nos acaban manejando a nosotros), con un salario medio (en 2016) de 26.710 € al año (2.226 € al mes, si lo dividimos en 12 pagas), y trabajando durante 40 años sin gastar ni un céntimo, un ¨trabajador medio¨ podría llegar a acumular, de su trabajo, 1.068.400 € ( poco más de un millón de euros).

Pero estas cifras (sin gastar ni un céntimo), no incluyen los impuestos (son salarios brutos). Quitándole el tipo medio del IRPF (ese impuesto que pagan las personas, cuyo tipo de gravamen suele ser superior al de las empresas, especialmente cuando dichas empresas son sociedades de inversión), nos quedaríamos con que esos 2.226 € mensuales pasan a ser (en el bolsillo del trabajador) aproximadamente (generalizar es equivocarse, pero nos encantan las medias y las estadísticas) menos de 1.500 € mensuales (lo que no permitiría juntar, aunque no gastásemos ni un céntimo, 720.000 €.

Sin una base ética correcta (y hoy en día no se estudian demasiado esas cosas que ¨no valen para nada¨), es una actuación de lo más normal que si alguien puede ¨morder¨ (sinónimo de trincar, meter mano, abrochar, etc.) en ¨una jugada¨ (una obra, una concesión, una adjudicación, etc.) el dinero que puede ganar en toda una vida de trabajo, se decida, si no es muy tonto o si no tiene una base ética o de valores muy fuerte (asignaturas como la de ética o valores para la ciudadanía no valen para nada, todos lo sabemos), lo más normal es la corrupción, en una sociedad en la que nos hemos acostumbrado a que los recortes del gasto público (ese dinero que se le ha quitado forzosamente a la gente vía impuestos, por ejemplo, y que otra persona va a decidir por ti en qué se va a gastar) es algo negativo, cuando esa misma sociedad critica continuamente contra las personas que deciden en qué gastar ese dinero público (dinero de otros, dinero de todos).

Una posible solución a todo esto, sería subirle enormemente el sueldo a Belén Esteban, Kiko Rivera, Leticia Sabater y otros trabajadores similares a los que pido disculpas por usar así su nombre, pero creo que sirven para lograr los objetivos didácticos que pretendo, pues es fácil comprender cómo así subiría el sueldo medio, la renta per cápita y otros indicadores macroeconómicos tan recurridos para mirar la evolución de la situación de un país.

No estamos preparados (generalizar es equivocarse) para leer estadísticas, ni siquiera para ver las noticias. Creemos que tenemos información por tener un móvil de esos que cuestan...

...¿Cuánto cuesta un móvil? (Caso concreto, real, probablemente ¨aislado¨)

En un aula de 4º de E.S.O. (Enseñanza Secundaria OBLIGATORIA), una alumna se presentó, recientemente, con un móvil de más de 1.000 €. Eso, para sus padres pudo suponer casi un mes de trabajo (siguiendo estadísticas), para ella fue el premio a ¨su trabajo¨, estudiar (tiene varias asignaturas suspensas).

En una reunión con la madre, ésta reconocía el grave problema que suponían los móviles (dicha reunión tuvo lugar porque la hija usaba el móvil en clase, a pesar de estar prohibido).

Llegado este punto, no tuve más argumentos (o ganas de esgrimirlos) cuando quien reconoce el problema es la fuente del problema (y te lo deriva de su casa a la escuela, sin buscarle solución).

Las estadísticas nos avalan como uno de los países con grandes tasas de fracaso escolar.

Una medida no partidista, que creo que es fácil de aceptar por todos los grupos políticos, no cuesta dinero y favorece un mejor desarrollo de la economía (parece ser que el P.I.B. de un país está bastante ligado al nivel educativo del mismo, es posible que se escapen de estas estadísticas países como Cuba), sería no permitir que un menor pudiese tener un ¨teléfono inteligente¨ mientras no demostrase ser ¨suficientemente inteligente¨ (la inteligencia no implica sacar buenas notas, pero si uno no tiene grandes limitaciones o problemas puede, sin duda, sacar la E.S.O. con relativa facilidad, especialmente si con ello obtiene el ¨carné para tener un móvil¨).

Tal vez necesitamos menos política y más educación (pero no pagarle a un profesor para ver cómo los niños van a jugar con el móvil a clase).

Muchos alumnos creen ya que saben los derechos de los estudiantes, pero se han olvidado de la mayoría de sus obligaciones (y muchos padres los avalan).

En general (generalizar es equivocarse, que en esa clase, mejor que la mayoría de la sociedad adulta, también hubo quien protestó, aunque no lo suficiente), si no robamos más que los políticos no es, PRINCIPALEMENTE, porque seamos más honrados que ellos, sino porque no tenemos la capacidad de hacerlo.

O empezamos a preocuparnos un poco más por las personas, o tendremos que asumir las consecuencias (y estamos muy poco acostumbrados a ser consecuentes) de vivir en un mundo muy poco humano.

Nota final: aun siendo una decisión injusta (igual que la del punto de Maxxx), el profesor decidió darle a la alumna la nota que ella quiso, aunque no se hubiese esforzado lo suficiente, pues el docente consideró que su trabajo de maestro (pagado por la madre de la alumna, y por ella también, con impuestos como el I.V.A.) no debería ser contraria a la educación que la niña recibía en su casa: pide lo que quieres, no hace falta que trabajes demasiado, otro lo hará por ti para que no tengas que esforzarte.

PD.- En filosofía se enseña a que la gente se pregunte cosas, como si el esfuerzo es algo negativo, si lo normal (la cantidad de gente que actúa de una manera determinada) es un criterio de corrección, etc.